LO ÚLTIMO

22/3/16

RUTA RÍO BAILÓN (ZUHEROS, CORDOBA 20/02/2016).





Hola amigos de los Locandares, aquí os contamos otra de nuestras aventuras.

Esta vez nos dirigimos al Parque Natural de las Sierras Subbéticas para realizar una ruta circular que nos llevó por sus bellos parajes. El Parque Natural está formado por una superficie de 31.568 H., distribuido entre ocho municipios. Cabra, Carcabuey, Doña Mencía, Iznajar, Luque, Priego de Córdoba, Rute y Zuheros. El elemento característico de esta zona de media montaña es su modelado Kárstico de roca caliza.

La ruta es circular, de una distancia aproximada de unos 10 km y un nivel de dificultad MODERADO-ALTO. Duración aproximada de unas seis horas y media.





Sobre las 5:30 de la mañana salimos desde Aznalcázar en dirección hacia el pueblo de Zuheros, municipio español de la provincia de Córdoba (Andalucía).
Su extensión superficial es de 42 kms cuadrados y una densidad de 19.9 hab/km cuadrado.
Se encuentra situado a una altitud de 656 metros en la Sierra de la Subbética.
Sus casas son todas blancas y está considerado uno de los pueblos más bellos de Andalucía.








Llegamos sobre las nueve y aparcamos los coches en una explanada junto al puente del río Bailón.
Tras la foto de rigor y con un frío que pelaba comenzamos nuestra ruta.







Observamos detrás del pueblo, en un cortado, como emprendían el vuelo numerosos buitres que se ayudaban de las corrientes ascendentes de aíre cálido para elevarse sin mucho esfuerzo.



Isi, conocedor de la zona, nos propuso antes de dirigirnos hacia el sendero que nos marcaba nuestro track realizar una pequeña subida hacia un mirador, donde se observaba unas imágenes magníficas del pueblo.







Después de recrearnos con estas magnificas vistas, bajamos y tomamos a la derecha un sendero que nos llevaría rodeando el cañón por encima de él y hacia las chorreras.






! Dormirán aún sus habitantes!.


Continuamos ascendiendo por un sendero bien definido, llegando en poco tiempo al Pilar del Pozuelo. Sus aguas eran tan gélidas que a nadie se le ocurrió echar un trago.





Tras una fuerte subida llegamos a lo alto de la serranía. Las vistas de los pueblos colindantes a Zuheros vistos desde esta altura son espectaculares.






El sendero que llevábamos se perdía y caminábamos por un terreno de pedrería, donde la alta vegetación desaparecía y dejaba el matorral cordobés, con algunos olivos de aceite. Encontramos algunas vallas de piedra a los lados donde el ganado cabrío pastaba tranquilamente.







Gracias a Diego ,su gran manejo de los mapas y el Gps que nos marcaba el terreno, pudimos realizar esta parte del recorrido, ya que sin él era imposible realizar esta circular y dar con las chorreras.


Continuamos recreándonos de la Sierra Subbética, por estas grandes explanadas cubiertas de piedras que favorecen la rápida infiltración de las aguas y con ello la proliferación de cañones. Tuvimos que abrir algún cancelín para seguir nuestro recorrido, cerrándolo a nuestro paso como buenos senderistas.







 !Mirad que nos encontramos por el camino!.


Después de subir otro repecho y cruzar un terreno de encinar, llegamos a una de las vistas más bellas de la ruta. El río Bailón se dejaba ver ante nuestros ojos en un hermoso valle.






Después de un breve descanso tomamos de nuevo nuestra marcha en dirección al río Bailón. Entre risas tuvimos que cruzar el río, no era misión muy complicada ya que el río en este tramo no llevaba mucha agua y se podía cruzar entre las piedras que habían colocado en su cauce.







 Al salvar el obstáculo nos dirigimos hacia el centro del valle, donde enlazamos con el sendero PR-A que enlaza las localidades de las Navas con Zuheros . Nos dirigimos hacia la derecha, donde tuvimos de nuevo que cruzar el río para desviarnos hacia la izquierda y tomar dirección hacia las Chorreras.

Nuestro peque del grupo mientras saltaba de un lado a otro del cauce observó una puesta de huevos que sin duda serían de algún anfibio.

Probablemente, sapo corredor.








 Nos adentramos en un bosque de encinas y a pocos metros apareció ante nuestros ojos otro de los lugares de gran interés en la ruta, "Las Chorreras". La primera cascada se precipita sorteando los bancos de caliza.





No sabemos a quién le gusta más una altura, si a una cabra montés o a nuestro amigo Epi.


Subimos hacia la parte alta dejando la cascada hacia nuestra izquierda, adentrándonos en un bosque cubierto de musgo que lo hacía muy especial. 






Continuamos siguiendo a contracorriente y a unos pocos metros encontramos la segunda cascada. Un poco más pequeña que la primera pero incluso más bonita que esta. Por sus huecos en la roca hacía que la caída del agua fuera más impresionante.





! Mirad, una aparición Locandariana !


Ya con el gusanillo del hambre en nuestros estómagos, subimos de nuevo a lo alto de la segunda chorrera donde seguía el sendero y buscamos un lugar adecuado para picar algo y descansar un poco.





Después de saciar el hambre continuamos caminando siguiendo el río a contracorriente. Llegamos a un prado donde el río desaparecía y se podía apreciar como en una oquedad en la tierra salían las burbujas de agua que formaba el caudal de agua que caían por las chorreras.




De nuevo en marcha llegamos a una Paledolina. Es una antigua dolina (Oquedades circulares en la montaña que han sido originadas por la disolución de la roca caliza a lo largo de miles de años), que ha sido cubierta por sedimentos posteriores, es decir una dolina fosilisada.

En ella se pueden encontrar algas y ammonites (Cefalópodos marinos parecidos al Nautilus actual que habitaron los mares del Paleozoico hasta el Cretácico. Desaparecieron al final de este periodo, hace 65 millones de años).

Alejandro, el peque del grupo, no quería volver a Aznalcázar sin encontrar un ammonite. Y la verdad es que encontró en un trozo de piedra que parecía haber albergado un ammonite.






Ya siguiendo el sendero señalizado PR-A pasamos por la Fuente Fría y nos dirigimos por un sendero empedrado donde abundaba el matorral y encinas hacia Zuheros.





Después de un breve descanso, continuamos por uno de los parajes más bellos de la ruta, comenzamos a descender hacia el barranco para encontrarnos de nuevo con el río Bailón, su fondo pedregoso hace favorecer la rápida infiltración de sus aguas y un año con pocas lluvias podemos encontrar el río por esta zona seco.





Caminar entre barrancos y ver la fuerza del agua a través de los tiempos lo que puede hacer en la roca kárstica es una auténtica gozada





De nuevo íbamos tomando altura  y la ruta llegaba a su fin, pues en breve apareció de nuevo el pueblo de Zuheros ante nuestros ojos.






 Después de apaciguar de nuevo el hambre y tomar unas merecidas cervezas, hicimos una visita cultural al pueblo de Zuheros.



                                                                         Iglesia Parroquial Ntra. Señora de los Remedios

                                                                         
                                                              Puente Colgante (Zuheros).       


Hasta otra amigos de los Locandares!.

Esperamos que os guste!.

Fotos: - Ambrosio Lago.
           - Isidoro Cabello.
           - J. A. Montero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Contacto

foxyform